Cómo sucedió

Hace tres semanas llegué a uno de los hoteles en Acapulco todo incluido, debido a que últimamente he estado muy estresado y quise darme este tiempo para vivir en mis propios pensamientos y crear nuevas ideas  para implementar a mi regreso.

Estando aquí, me tocó uno de los fenómenos más importantes e influyentes para nuestro país; las elecciones de Estados Unidos, que ganó el candidato republicano Donald Trump.

La victoria del señor Trump les cayó como una cubeta de agua fría a la mayoría de las personas, especialmente a los extranjeros, cuya realidad es ajena a la realidad estadounidense y cuyo sentido de lógica es sumamente distinto al pensamiento anglosajón promedio.

Es por esta simple razón por la que el mundo entero, particularmente el mundo latinoamericano no se pueden explicar  como fue que esto pudo pasar.

Cuando un candidato a la presidencia de cualquier país gana es simplemente debido a que sus propuestas de campaña les resultaron más atractivas a los ciudadanos y ciudadanas de algún país, así como la manera en que estas propuestas son transmitidas pueblo.

elecciones-legislativas-en-eu-01El anglosajón, desde sus inicios al haber poblado las islas británicas por la fuerza, ha sido un clan conformados por personas conquistadoras y bélicas por naturaleza, un pueblo al que le gusta tener su propio espacio y valora la autonomía y soberanía de pensamiento más que cualquier otra nación.

Estados Unidos, hasta ahora, sigue estando poblado en su mayoría por individuos de raza anglosajona, quienes han sentido en los últimos años que sus valores de nación, basados en la libertad y la fuerza han sido opacados por la integración de los ideales liberales de las altas esferas políticas en el poder como los valores antagonistas de los millones de migrantes de etnias completamente distintas, valores que a su punto de vista han estado remplazando poco a poco.

Hillary Clinton fue una candidata quien representaba novedad e integración, así como la modernidad absoluta, básicamente lo mismo que representa la Unión Europea, una organización que curiosamente fue rechazada por otro país anglosajón.

Donald Trump, por el otro lado, representa autonomía, orden y fuerza, virtudes que viven, aunque a veces muy escondidas, en el corazón de todo anglosajón, razón por la cual ellos se identificaron con la personalidad agresiva pero fuerte de Donald Trump, quien se enfrentó al sistema con cuernos de fuego.

Donald Trump demostró un gran carácter  y muchas agallas durante su campaña, virtudes que hace mucho no se veían, recordando a muchas personas a personajes como Douglas Mcarthur o  a  George S. Patton, dos de los mejores generales en la historia Norteamericana, quienes representaban a los Estados Unidos en todo sus esplendor.

Esta personificación de los valores ya mencionados fue lo que tocó lo más profundo del corazón de los ciudadanos norteamericanos, quienes quieren ver  al tío Sam ponerse el sombrero de nuevo para avisarle al mundo que Estados Unidos sigue siendo el más grande.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *