El tiro

Toda actividad en el mundo, aunque sea la que más nos agrade, necesita de pausas para poder hacerla adecuadamente, de lo contrario terminaremos odiando aquello que amamos y aborreciendo aquello que tenemos que hacer como labor diaria, como es el caso del trabajo, una actividad de la cual se debe de tener descanso.

Esta Navidad me permití cuatro días de vacaciones, uno de los cuales dedicaría a mi actividad favorita, una actividad que es muy importante para mi bienestar, debido a que me causa inmenso placer, además de ser una parte de mí. Esta actividad es tiro al blanco con arma de fuego.

Al terminar mi última actividad del día, antes de mis pequeñas vacaciones, una actividad que fue el analizar la posibilidad de conseguir un factoraje financiero, abandoné la oficina y fui a recoger mi nuevo rifle de tipo 30.06 Remington, que compré la semana pasada para poder utilizar en estas pequeñas vacaciones.

Debo decir que de no ser porque amo a los animales con toda mi alma, amaría la cacería; sin embargo, la odio por el hecho que se matan animales por placer, una actividad que yo simplemente no puedo hacer.

Sin embargo, lo que me resulta sumamente interesante y sumamente entretenido es todo el proceso de buscar a la presa y todo lo que esto conlleva, por lo que realmente tengo un interés muy profundo por las ciencias militares desde que era un joven adolescente, no obstante, ésta es una actividad  solamente con fines de fotografía animal.

lia-borgo-torresrifle-de-aire-pistolo-mexico-nanjing-amateur-china-conade-google-sillon-tecnicoUna razón por la que disfruto la ciencia y el arte de disparar con arma de fuego es debido a que en una sesión de tiro cada disparo es un problema que se debe resolver a modo de destruir el blanco donde sea que esté.

Esto significa que si esto sale bien, es decir, si uno tiene un buen juego, el tirador se retira con cientos de metas cumplidas, algo que muchas veces no se hace, ni siquiera en un transcurso de un mes, aunque si el asunto sale mal (como puede pasar) es posible que nos vayamos a casa con cientos de metas no cumplidas en un solo día, algo que probablemente no sucede ni siquiera en cuestión de meses, algo que hace a esta actividad sumamente emocionante.

Otra razón por la que tengo un gran gusto por este deporte es debido a que esta es  una actividad  donde aquel que la practica tiene una comunicación con uno mismo, es decir, es una de las mejores actividades de introspección, donde verdaderamente nos conocemos a nosotros mismos y a nuestra arma de una manera muy profunda, haciendo de esta actividad, al menos a mi punto de vista, una actividad espiritual, ergo, muy enriquecedora.

Para poder tener un buen tiro, uno debe de tener en cuenta muchos factores y conocerlos muy bien, como es el caso del viento, la luz, nuestro pulso y los engaños visuales que nos juega la vida, además de conocer profundamente a nuestra arma.